Iniciamos el 30 de JULIO el Curso de Lenguas Indígenas

¡ Aprende Náhuatl y Mazateco en solo 4 meses ! Ver más

Seminario de Certificación para intérpretes y traductores.

Escrito por integra el . Posteado en Noticias

SEMINARIO DE CERTIFICACION PARA INTÉRPRETES Y TRADUCTORES DEL DISTRITO FEDERAL, DEL 26 DE FEBRERO AL 27 DE JULIO DEL 2014.

image1Aunque se ha puesto ya de relieve como en otras ocasiones, los traductores e intérpretes en lenguas indígenas de las organizaciones  existentes, no pueden hacerse una idea de la penosa situación en la que trabajan muchos de nuestros homólogos en las diferentes instancias burocráticas. Existen, claro está, excepciones, como la que constituye ese cuerpo de Interpretes y traductores de Lenguas indígenas que se originó con todas las deficiencias e inclemencias materiales y espirituales, estos traductores e interpretes existentes, y que participan en las Agencias del Ministerio Público y en los Juzgados Penales del Distrito Federal, por citar algunos ejemplos más o menos conocidos hasta el momento, no son los suficientes para abarcar el campo de acción que demanda las instancias de procuración y administración de justicia, claro está que las políticas gubernamentales mexicanas actuales demanda con mayores herramientas, sin embargo con la actitud negativa de establecer un puente de comunicación excelente y el nulo apoyo de profesionalización, es una visión mínima, un arduo camino que recorrer.

Por otro lado, existe una plétora de profesionales, que no debemos ignorar, muy preparados y muchos de gran nivel, obligados a desenvolverse en las condiciones menos propicias: pero con escaso o nulo acceso a medios informáticos modernos, mal encuadrados profesionalmente en el área, peor dirigidos, incomprendidos en sus necesidades.

Precisamente, uno de los males que aqueja a la traducción/interpretación institucional en México es la incomprensión disfrazada de una DISCRIMINACION, cuando no recelo, que suscitan estas actividades en los órganos de la Administración y el desconocimiento total de su trascendencia. Si el “Manual Blanco” construido hasta hoy, sirva al menos para dar a conocer a estos profesionales en los diferentes órganos de la Administración del Gobierno tanto Federal como local, y entre sus cabezas rectoras, ya se habrá cumplido un objetivo nada desdeñable, aunque el primer logro ha sido plasmar sobre el papel toda una serie de cuestiones que son importantes para traductores e intérpretes de la Administración burocrática en general.
 
La situación actual no ofrece perspectivas muy halagüeñas que digamos, pero hay a mi juicio que dejar de centrarse en las quejas y lamentos de los que se encuentran del otro lado (las victimas de un doble discurso). Hay que mirar al futuro y empezar por lo que tenemos, preparándonos por nuestra cuenta, movilizándonos como los roedores y anfibios acuáticos hambrientos que no han podido extinguirse a través de la historia. Y, desde luego, ello nos obliga a cambiar de perspectiva y olvidar el corto plazo: nuestras miras tienen que estar a medio/largo plazo. De esa forma soslayaremos el esfuerzo baldío, que, como decían e hicieron los clásicos griegos, conquistando mentes, porque si no lo hacemos esto conduce inevitablemente a la melancolía y un estancamiento. De modo que hay que hablar del futuro. Hoy ya tenemos un “Manual Blanco” de la traducción y la interpretación institucional. ¿Y después qué?

Las palabras clave son, a mi juicio: pedagogía, perspectiva de futuro a medio/largo plazo, construcción gradual, amplitud de miras profesional. Se trata de una serie de factores que debemos combinar para diseñar, en la medida de lo posible, una estrategia para la traducción e interpretación institucional en México.

image2En resumen, debemos de hablar de una competencia comunicativa como un conjunto de habilidades y conocimientos que poseen los hablantes de una lengua indígena, que les permiten comunicarse en ésta, pudiendo hacer uso de dicha lengua en situaciones de habla, eventos de habla y actos de habla. Lo que decimos y hacemos tiene significado dentro de un marco de conocimiento cultural. El modo en que usamos la lengua está enraizado en la sociognición colectiva, por medio de la cual le damos sentido a nuestra experiencia.

La competencia comunicativa está formada, pues, por la competencia lingüística, sociolingüística, pragmática y psicolingüística, con sus respectivas estructuras y funciones. Es precisamente el dominio de estas estructuras y funciones lo que constituye nuestro conocimiento de la lengua.